El pez, símbolo cristiano evangélico


Todos habremos podido ver alguna vez, sobre todo en los coches, la utilización como adorno de un pez. Este pez es un símbolo cristiano que suelen utilizar los evangélicos.

El símbolo más conocido del cristianismo es sin duda la cruz, de la cual existen una gran variedad de formas. Sin embargo existen también otro tipo de símbolos cristianos como el símbolo del pez o "Ichthys" (del griego Ichthys) la cual se dice proviene del acrónimo I (Iesous), Ch (Christos), Th (Theou), Y (Hyos, la "h" el signo diacrítico en griego), S (Soter), o "Jesús, Cristo, Hijo de Dios, Salvador", el que fue utilizado por los Cristianos primitivos.

Al parecer el símbolo del pez tiene su origen durante los primeros siglos de la era cristiana, en los que los cristianos eran perseguidos y se veían forzados a reunirse en secreto. Frecuentemente los creyentes dibujaban el símbolo de un pez en la arena para identificarse con otros cristianos.

Hoy día el pez es utilizado como símbolo entre los cristianos evangélicos como adorno o simplemente para identificarse entre ellos.

Sonsoles Domínguez.
3 Responses
  1. Buenos días. quisiera saber si los hermanos evangélicos aceptan la simbologia en relación a los evangelistas: por ej. El evangelista Lucas es simbolizado con la figura de un toro, a Mateo con la figura de un hombre con alas, etc. Gracias.


  2. Buenos días. quisiera saber si los hermanos evangélicos aceptan la simbologia en relación a los evangelistas: por ej. El evangelista Lucas es simbolizado con la figura de un toro, a Mateo con la figura de un hombre con alas, etc. Gracias.


  3. la simbología es pagana al igual que las religiones.el símbolo de pez
    "Ixoye".la imagen que representa a Dagon, llamado luego Mitra. Hoy en día un ICHTHUS o "IXOYE" puede verse detrás de un carro, en un collar, una pulsera, en la entrada de una casa, toda onda o moda "pesquera", un verdadero negocio como se ha hecho con la fe, aqui cabrian las palabras del Emisario Kefas:
    - Y por avaricia harán mercaderia de vosotros con palabras fingidas. Sobre tales de ya de largo tiempo la condenación no se tarda y su perdición no se duerme. (2 Pedro 2:3)